De nuestra tierra, nuestros vinos

El terroir es una palabra de origen frances, muchas personas la usan como comodín para dar distinción a un producto. Terroir por una traducción a nuestra lengua lo asociamos a tierra. Pero es una palabra que engloba mucho más.  Realmente, cuando la tomamos para describir un vino estamos haciendo referencia a un círculo donde interactúan todos los pequeños detalles que forman parte del viñedo, la bodega y las personas. Son todos esos detalles los que marcarán la identidad de un producto. Por eso no hay dos vinos iguales.

Vivimos en una sociedad que tiende a la estandarización, y esto se está contagiando al mundo del vino. Cada vez se elaboran vinos más parecidos entre sí debido al uso de técnicas estandarizadas buscando un proceso, no sacar el máximo partido al proceso. Nos referimos a técnicas enológicas donde el uso de añadidos al vino sustituye la expresión del terruño. Dos problemas muy serios son la pérdida de variedad genética en el viñedo y el uso de variedades foráneas. Se plantan los mismos clones y se cree que variedades de fuera pueden ser mejor que las que se plantaban aquí toda la vida.

En Altos del Enebro seleccionamos para las nuevas plantaciones nuestros propios clones de variedades autóctonas sacadas minuciosamente de las viñas viejas de nuestros mayores. Nos esforzamos en preservar el legado tan bonito que nos dejan.

Los suelos donde se ubican nuestros viñedos son muy ricos en minerales y trabajamos con técnicas que respetan la flora y fauna que habita en nuestros viñedos. Cada año adquirimos más conocimiento para entender cómo marcar esa identidad de cada una de las viñas. Si a este suelo tan rico en mineral le sumamos el máximo respeto y una situación privilegiada a 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar, el resultado es un vino de gran calidad, fresco y muy personal.

Parece magia que uvas de la misma variedad, cultivadas, vinificadas y envejecidas con las mismas técnicas en zonas geográficas completamente distintas, produzcan vinos tan diferentes entres sí. Nosotros lo tenemos claro, no es magia, es el camino por el cual empezamos nuestro proyecto. Mucho amor, sacrificio y respeto máximo hacia el viñedo y los vinos. Un cariño que compartimos con nuestros clientes y amigos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies